Comorbilidad entre Asperger y Tourette

El Síndrome de Asperger se puede presentar en ocasiones en comorbilidad (otras afecciones asociadas al síndrome) con el Síndrome de Tourette. Ese es mi caso, aunque mi Tourette se presenta de una forma leve y como consecuencia del propio Síndrome de Asperger. Suena raro, lo sé, pero es fácil de explicar y quizás conozcas a otros Aspies a los que les pasa igual.

 

créditos imagen: La Vanguardia

 

El Síndrome de Tourette se caracteriza por la presencia de tics motores muy repetitivos e involuntarios. Sobre todo tics en la cara, cabeza, cuello y hombros y tic verbales, como la repetición de la última palabra, la repetición de palabras de su interlocutor, llamado ecolalia, la utilización de un lenguaje en el que abundan las palabras vulgares y mal sonantes, llamado coprolalia, o la emisión de sonidos molestos y guturales repetitivos. Estos síntomas suelen aparecer en la infancia o la adolescencia, se mantienen toda la vida y van y vienen en oleadas y épocas en las que los tics se viven de forma más agresiva y otras épocas en los que el Síndrome está más «relajado» pero siempre presente.

Esa es una definición muy básica y «al uso» de los cuadros principales de un caso de Síndrome de Tourette. Las acciones repetitivas también se dan en las personas con TEA, Trastorno del Espectro Autista y esa es su relación directa con el Síndrome de Asperger.

En mi caso, cuando una situación provocada por los síntomas propios del Asperger me lleva a un grado de estrés o ansiedad, en una situación social, cuando realizo una actividad emocionante o existe algún elemento que me altera de alguna forma, ya sea para bien o para mal, aparecen los tics de una forma muy visible. Los especialistas llaman a esta comorbilidad Astourette. Si tienes un hijo Aspie y notas estos síntomas de acciones repetitivas, fonías o coprolalias, sería conveniente dilucidar hasta qué punto puede tener relación con esta comorbilidad.

Comentarios

Soy Asperger Autor